Bienvenidos al Aeropuerto Internacional de Madrid-Vicálvaro

Vicálvaro no llego a presentar a tiempo su candidatura para albergar el aeródromo madrileño en 1929


Terrenos que ofrecían los vecinos de Vicálvaro para albergar el aeropuerto de Madrid (El Heraldo)
Terrenos que ofrecían los vecinos de Vicálvaro para albergar el aeropuerto de Madrid (El Heraldo)

Corría el año 1930, cuando Madrid se disponía a unirse al club de las urbes internacionales más modernas. La aviación fue una de las revoluciones del primer tercio del siglo XX y nadie quería quedarse fuera de las conexiones aéreas entre diferentes y lejanos puntos del planeta.

 

Un año antes, en marzo de 1929 se publicó el pliego de condiciones para el concurso de elección de los terrenos para la construcción del aeropuerto civil de Madrid. El concurso se cerró en abril y a él se presentaron cuatro propuestas: Carabanchel Alto, Getafe, Vallecas y Barajas, aceptándose finalmente esta última propuesta. Vicálvaro no se presentó a tiempo. Y sus vecinos se arrepintieron, tanto que no tiraron la toalla. En enero de 1930, el periódico Heraldo de Madrid recogía "la noble preocupación de un pueblo". El diario contaba su reunión con varios vicalvareños que culpaban al alcalde de que Vicálvaro no se hubiera presentado a tiempo al concurso.

 

Los vecinos culparon al alcalde de Vicálvaro por no presentarse a tiempo al concurso para albergar el aeropuerto civil de Madrid

 

Uno de esos vecinos se lamentaba de que a pesar del anuncio del concurso y de la visita de un oficial de aviación para aconsejar al alcalde "no supimos nada del concurso hasta el 19 de abril, cuando ya apenas quedaba tiempo para buscar los terrenos de emplazamiento y concertarnos sobre el precio”.

 

Pero los vicalvareños no se dieron por vencidos y aunque no se pudo presentar a tiempo una oferta, sí que presentaron en “tiempo legal, un plano que comprende sesenta y nueve hectáreas, de las cien que necesita la Aviación para instalar el Aeropuerto”. Además, confiaban en poder reunir las restantes y detallan los terrenos dónde se instalaría el aeródromo: “Trátase de una extensa planicie ovalada, que comienza, a 840 metros de altura, junto al cerro denominado El Monte, y desciende, en suave declive, de Este a Oeste, hacia la estación del ferrocarril". En la actualidad, en esos terrenos se está construyendo el barrio de El Cañaveral y estaba planteado también el PAU de Los Cerros.

 

Noticia aparecida en El Heraldo el 10 de enero de 1930
Noticia aparecida en El Heraldo el 10 de enero de 1930

 

 

Los viajeros aéreos se trasladarían en cinco minutos del Aeropuerto de Vicálvaro al centro de la corte

 

Los vecinos sabían muy bien de lo que hablaban y explicaban con acierto las ventajas de Vicálvaro si fuera sede aeroportuaria de la capital, como las infraestructuras ferroviarias: la estación de Vicálvaro de la línea Madrid-Zaragoza y el ferrocarril del Tajuña, que unía el municipio vicalvareño con El Retiro. Pero además, ponían como ejemplo la distancia de Vicálvaro a la Puerta del sol -12 kilómetros- y la “carretera Madrid-Loeches, recta y en buenas condiciones desde Vicálvaro a las Ventas, los viajeros aéreos se trasladarían en cinco minutos del Aeropuerto al centro de la corte”.

 

Si se instalara el Aeropuerto en Vicálvaro el Estado se ahorraría 54.000 duros

 

Para terminar la entrevista que concedieron a El Heraldo, los vecinos expusieron al periódico una razón de peso, la económica. Según estos vicalvareños, Carabanchel Alto, Getafe, Vallecas y Barajas—municipio este último que, al parecer, y no obstante habérsele concedido ya en firme la contrata de los terrenos, no se encuentra en las condiciones requeridas por los técnicos — han ofrecido sus terrenos a un precio mínimo de 1.500 pesetas por fanega, o sea 4.500 por hectárea. Las cien hectáreas que se necesitan, costarían, pues, al Estado, lo menos 90.000 duros. Además, los vecinos insistían en que ofrecían sus terrenos a un precio más bajo porque no buscaban el beneficio sino “contribuir al progreso de Madrid” y al “engrandecimiento de nuestro rincón”.

 

Aunque, sabedores, de las pocas posibilidades de Vicálvaro para acoger el aeródromo por no haberse presentado a tiempo, eran pesimistas en cuanto al futuro aéreo del pueblo: “esto ya no tiene arreglo, como no fuera que, al eliminarse el pliego de condiciones de Barajas, se anulara el concurso y pudiéramos acudir más reglamentariamente”. Pero sobre todo, querían dejar constrancia de que si Vicálvaro no fue finalmente sede aeroportuaria, no sería por falta de condiciones y que ni Vicálvaro, ni los vicalvareños se sentían indiferentes ante los “problemas capitales de la civilización”.

 

¿Qué habría pasado si Vicálvaro hubiera sido sede del aeropuerto?

 

Es imposible saber cómo hubiera cambiado Vicálvaro con la llegada del aeropuerto a los terrenos de nuestro municipio, pero sí que podemos comparar con nuestro vecino Barajas, que finalmente fue el vencedor en la batalla de pueblos. Por ejemplo, Barajas ha conservado mucho mejor su casco histórico, ya que al estar cerca del aeropuerto, los terrenos no eran tan deseados por los especuladores urbanísticos. Además, en parte, por esta razón, Barajas no ha visto crecer su población de la misma forma que otros distritos. Es el distrito menos poblado de Madrid con unos 43.000 habitantes. Vicálvaro es el segundo menos poblado, pero supera los 70.000 vecinos. Pero también ha quedado más aislado en cuanto a transportes. el metro llegó hace pocos años con la línea 5 hasta Alameda de Osuna como la 8, precisamente hasta el aeropuerto.  Y no hay que olvidar las molestias causadas por el despegue y aterrizaje de aviones tan cercanos a algunas casas. Barajas es el cuarto distrito con mejor calidad de vida de la ciudad, pero no todo el desarrollo ha llegado por igual a todos las zonas del distrito. Por ejemplo, los habitantes del barrio del Aeropuerto "llevan seis décadas denunciando el abandono municipal que ha provocado rarezas urbanísticas como la carencia de planeamiento urbano, terrenos sin expropiar o calles todavía privadas. Las consecuencias se encuentran en cada esquina, pero las más graves son las grietas que ponen en peligro sus casas y la gran inundación que sufrieron hace un año", según contaba hace un tiempo la web El Confidencial.

 

Es indudable que la construcción del aeropuerto ha cambiado el destino de Barajas. Lo único que está claro es que Vicálvaro sería hoy muy diferente de haber sido elegido como sede. Sólo podemos intuir que los millones de viajeros que cada año llegan en avión a la capital de España serían recibidos con un "Bienvenidos al Aeropuerto Internacional de Madrid-Vicálvaro".

 

Ricardo Blanco

 

 

Fuentes:

 

Comentarios: 1
  • #1

    Verónica (viernes, 14 julio 2017 11:31)

    Qué intereesante. La historia de Vicálvrao nunca deja de sorprenderme